Jorge Chicati Copyright

jueves, 28 de agosto de 2014

un sueño compartido



Jueves 28 de agosto del 2014.
8:35 pm.

Cansado.
A veces me canso, se todo, me aburro, me inquieto y me lleno de ansiedad.
Hoy es un día de esos.
No me he dado mi limpieza, no me he terapeado, no he fluido mis emociones. Todo está ahí, hecho bola, sin orden, sin sentido, sin razón; al menos eso creo o quiero creer.

Hace mucho tiempo unos 14 años iniciamos el taller Ensenada. De ahí pasaron muchos viajes y en alguno de ellos comenzamos a llamar al taller: “centro cultural y artesanal el Bajío”. No soy un buen artesano, sigo haciendo ensartasaneria, algo de calado, tallo piedras y trabajo cualquier material que me encuentre tirado en las calles, en los botes de basura.

Hace como cinco años iniciamos lo que se llama hoy el grupo “artesanos viajeros y gente creativa”.

Entorno de una mesa que fue el inicio de un nuevo taller, nos reunimos  con Brenda Isabel, Jessie Parra, Chepo, Panchita y otros. Ahí comenzamos hablar  de formar el grupo.

Idea que sin querer tomaría forma después, muchos después de aquellos sueños de tener un lugar en el ciber espacio donde los artesanos coincidiéramos, donde estuviera la mayoría de esos mochileros y roladores que como yo sobrevivían de vender artesanía en las calles.

Ya habíamos platicado con Mama Rasta en la baja sur, con muchos compas en los caminos donde “el cáeme mal” del este servidor sacaba su libreta y les pedía sus correos a la banda viajera.

A muchos los tenia agregados en el menssenger, el face era perfecto y tenía la opción de “crear grupo”.

Días antes había creado un grupo para que coincidiéramos todos los de la familia torres. Mi familia.

Así pues iniciamos a hacerlo. Contacte con varios compas y empezamos a agregar gente, conocidos, contactos amigos, y se inició el grupo.

Los primeros miembros fueron administradores: Yavuz, Chepo, Brenda y Jessie después llegarían Liliescarut y Garuda das Israel.

Por mucho tiempo eliminábamos a quienes no eran artesanos para tener el chat abierto. Cuidábamos de no pasar de 448 pues al hacerlo se bloqueaba el chat.

De pronto ya fue imposible quedarnos en ese número y seguimos agregando gente pero aun las publicaciones no tenían la fuerza  que queríamos, aun seguíamos compartiendo las fotos de algunas chambitas, de algunos de nuestros collarcitos de alambre y ensartasaneria, pues en realidad no somos los mejores artesanos

 Al inicio se pensó que sería un grupo de gente rara y creativa, así que agregamos artesanos, fotógrafos, diseñadores, malabaristas, fuegueros, pintores y todo aquel que desarrollara una actividad de esas que requieren de creatividad y cariño hacia la misma.

 Este año apenas pasábamos los 1000 y de pronto se soltó la bola y en menos de un año llegamos a 10 000.

Se depuraron las publicaciones y la publicidad, se tuvo que tomar las riendas del grupo y fijar algunos límites. Los artesanos por naturaleza somos rebeldes, ingobernables y desafiantes. Si queríamos seguir teniendo el grupo teníamos que comenzar a fijar una postura.

Así que lo primero fue, no política.

Llegaron los artesanos de la piel y con ellos se hizo la polémica, pues muchos trabajan piezas de animales que de alguna manera están amenazados y no faltaron los ambientalistas y los que no se dan cuenta, que el día de hoy, todo lo que hagas daña al planeta.. Comenzó la polémica, los insultos y las palabras fuertes. Intentamos ser tolerantes pero había que seguir marcando el rumbo para que el barco no se hundiera. Así que se eliminaron muchas publicaciones polémicas y con ello muchos artesanos se aguitaron y migraron formado otro grupo con Poncho Hernández: el arte de trabajar la piel, grupo al que por cierto me agregaron igual que a muchos del grupo.

Antes de eso ya había pasado algo parecido con una agrupación de artesanos de Guadalajara, los de la casa de la abuela lakota.

Pertenecientes a la misma agrupación, publicaban lo mismo, sino uno otro o el otro y la página se nos llenaba de la misma publicidad. Publicidad que más que ofertar artesanía, tenía una onda así como espiritual, pues no han faltado los que entran al grupo tratando de evangelizar con alguna idea religiosa o espiritual a los miembros de este grupo en crecimiento.

Alguien reporto sus publicaciones como spam y de ahí vino la decisión pues, la persona que reporto fue amenazada vía mensaje privado. Yo tome la decisión de sacar del grupo a todos los de esa agrupación, que por cierto como característica tenían o tienen  nombre medios raros, medios lakotas o que se yo, muy espirituales pero les gusta pelear. Le envié mensaje privado a la persona que parecía ser la guía de esta agrupación, contándole todo, nunca contesto.

Formaron un grupo nuevo que se llama ARTESANOS Y GENTE CREATIVA.  Asi en un intento de clonar el grupo, formaron otro con el nombre casi igual. Muy creativos -pensé- tiene creatividad de chinos. Eso no fue todo, agregaron a su grupo a la más gente que pudieron de este, me agregaron a mí y a los administradores y eso no fue todo. Copiaron tal cual está la información de grupo nuestro. Grande su creatividad!

Sentí coraje, sentí muchas cosas y por días anduve inquieto. De que se trata? Pos no que muy pinches espirituales? Pos no que mucho amor y mucha creatividad?

Los administradores del grupo me decían, déjalos! No pasa nada, si nos quedamos siete está bien, no pasa nada y no pasó nada. Seguimos creciendo aun cuando y como dije, después se salieron los artesanos de la piel, aunque no todos. Algunos siguen publicando en el grupo. El grupo se ha ido depurando y marcando su línea, el grupo crece solo, como dice Chepo.

Pero, ahíta el pinche pero siempre hay cosas o pasan cosas en el grupo. Hubo un tiempo en que llegaron los chacalosos, los que ya se sienten que se las saben todas, los viejos artesanos soberbios, los que quieren chamaquear a todos y hubo que calmarlos o explicarles cual es el sentido del grupo: ayudarnos unos a otros para ser mejores artesanos.

También y nunca faltan los desafiantes, los retadores, los jóvenes que sin respeto quieren hacer y deshacer, los que creen que ser artesano es ser valemadrista y que por principio no respetan las reglas.

Amparados en el anonimato y la distancia, se ha podido poco a poco ir controlando todo ese flujo de energía que es un chingo. Cortésmente  se les envía algún mensaje privado y se les explica alguna situación que se puede corregir aunque a veces no lo aceptan pues algunos se sienten los padrinos, los mueve gentes y para nada les gusta que les digan que hacer o cómo hacerlo.

Las reglas del grupo son para todos, les digo yo, sean o no sean compas, aunque la neta y a veces somos muy, pero muy apapachadores. Pues conocemos el espíritu del artesano. Perdón por usar el plural, debo decir yo, a veces vuelvo agregar a compas que ya están fuera del grupo, no sin antes leerles la cartilla pero a manera de compas, de ayúdame.

El grupo sigue creciendo y cada día hay más cosas con que luchar o que hacer por el mismo. Limpiar a cada rato la página es una chinga y una responsabilidad por la que nadie paga, solo es por servicio, por dejar algo que desde hace mucho soñé: un día los artesanos nos vamos a  organizar. Tarea difícil, muy pinche difícil pero no imposible, al menos lo estamos intentando pues no estoy solo en este sueño locura.


Planta un árbol, ten un hijo y escribe un libro.

Este es nuestro árbol, nuestro hijo y nuestro libro, árbol o hijo, lo estamos cuidando para que crezca bien y sano, libro que escribimos todos los días con nuestros comentarios, con lo que eliminamos, libro que a todos es agradable cuando lo abren.

Hoy estoy cansado pero muy satisfecho de lo que estamos haciendo. Hoy dos loquitos más se incorporaron al grupo de administradores, Zinnia Makrama y Carlos Roa.

Carlos roa también es administrador del grupo artesanos viajeros del cono sur, junto con Alejandro Segura quien vive en Argentina, ellos acaban de plantar otro arbolito que esperamos crezca igual que este.

Solo somos campesinos de sueños que algún día, algún cliente cosechara cuando compre alguna pieza de alguno de todos sus miembros, que al final son el mismo árbol raro y de frutos extraños que no producen las maquinas en serie, estos están hechos a mano, pieza por pieza, llenos de amor, llenos de buena vibra.

Solo estoy cansado pero necesitaba aclarar mis ideas, solo soy uno más que sueña con un mundo mejor.

Déjenme seguir soñando, que…si nos ayudamos, avanzamos…

Acción! Palabra mágica.